Juan Angel Castillo: Genial Incendio Creativo


Juan Ángel Castillo B. nace en 1949

La pintura de Juan Ángel tiene el incendio creativo que tienen los genios, totalmente desinhibido habla de su vida y de su obra igual que un niño, sin barreras, con alegría y una chispa de inocencia. Lúdico, juguetón, travieso con un filtro extraordinario para el color, su interpretación de la naturaleza es más que una fiesta pictórica, es ilusión óptica, ¡es asombro que causa vértigo, al mismo tiempo es desconcertante ver que bajo su pincel es tan fácil pintar!

Juan Ángel Castillo en su juventud estudiaba obsesivamente el paisaje una y otra vez porque quería pintar mejor… un día mientras pintaba una marina rocosa, concentrado en su creación quería entender los secretos de la naturaleza y decidió hablar con Dios; Tomo una piedra en cada mano y las golpeo con fuerza al tiempo que dijo: ¡ilumíname! Una de las piedras se partió a la mitad y por primera vez vio los colores que nunca había visto, son los colores y texturas que solo el maestro puede ver y nos regala en cada una de sus obras.



Hoy por hoy Castillo es uno de los más importantes e influyentes pintores de Baja California, único en su género, inspiración de multitudes, maestro presente con su obra en galerías y museos de todo el mundo, fanáticamente perseguido por coleccionistas, su pintura es alegría pura, colores chisporroteantes de una fuente inagotable como la fuerza poderosa presente en todas las cosas y seres vivos.




Realidad perfecta de perpetuo movimiento, sobre la arena húmeda se extiende el latido de las olas pintadas con brochazos rápidos, vibrantes, mágicos y precisos. El primer impacto ante sus paisajes manifiesta que las olas del mar están a punto de salir del cuadro, sus paisajes de desierto tienen tanta luz del día que se siente el calor en las piedras igual que ver al sol de frente, no existe una sola pincelada fuera de lugar… incluso los accidentes son magistralmente dirigidos para mantener la frescura vibrante de la obra.


Reverberante, cegador con ataques de locura, sorprendente y totalmente natural, un mismo cuadro puede decir diferentes cosas y provocar diferentes estados de ánimo, es un juego sin fin, como despertar eternamente para ver los mismos colores de forma diferente.







42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo